Cuidados
 

Importante lea esta seccion para saber como cuidar sus joyas

Elegir la joya es todo un placer. Le aconsejamos que se tome su tiempo para aprender a manejarlas con precaución.

A la hora de lavarse las manos, le recomendamos que se quite cualquier sortija que lleve puesta ya que podrían alojarse partículas de jabón.

Elija su joya en función de las actividades que realice . Siguiendo este principio es preferible evitar llevar joyas en la playa, la piscina o cuando practique deporte, con el fin de evitar ralladuras.

Ademas, un contacto repetido con perfume , cosméticos y detergentes domésticos o insecticidas podrían dañar las piedras.

COMO GUARDAR LAS JOYAS

las joyas se rallan en contacto con otras joyas, por lo que le recomendamos que las proteja individualmente, cada joya debe guardarse en la bolsa que se le proporciona al adquirirla. Se desaconseja colocar varias joyas juntas sin la debida protección

TRATAMIENTO DE LA PLATA

Cómo limpiar la plata: sumerja los objetos en un recipiente con un poco de sosa y varios trozos de papel de aluminio; añada agua hasta cubrirlos todos (el polvo y la suciedad se depositará en el aluminio), luego, cúbralos con agua caliente y séquelos. Después, límpielos con un trapo impregnado en un protector específico de larga duración.

Limpieza rápida: para sacar brillo de forma rápida eche unas gotas de aguarrás sobre un trozo de algodón y flote los objetos con él. Luego, aclare muy bien.

Otra opción: ponga una parte de sosa por cada 20 de agua y eche la mezcla en una cazuela de aluminio. Meta y saque la plata en la solución, después aclárela en agua caliente y séquela.

Cómo preparar trapos para limpiar la plata: haga una solución de 10 partes de agua fría, 2 de amoníaco para uso casero, y una de un abrillantador de plata de larga duración. Corte varios trozos de algodón y empápelos en la mezcla, luego déjelos secar. Este sistema es ideal para limpiar joyas y cubertería.

No utilice producto casero en objetos de plata que tengan piedras; se podría aflojar el engarce. Si utiliza y lava la plata de forma regular, no hace falta abrillantarla a menudo.

Arañazos pequeños: se quitan con óxido de hierro. Jamás envuelva objetos de plata en plástico pues la condensación podría deslustrarla, hágalo en papel de periódico, especialmente cuando vaya a guardarlo por mucho tiempo.

Cuando limpie objetos de plata con un producto químico procure no dejar residuos del mismo sobre la plata, se deslustrará más rápidamente. Límpiela siempre cerca de una ventana abierta, ya que la plata al limpiarla desprende unos gases sulfurosos muy perjudiciales para la salud. Para limpiar piezas de platas tallada utilice unos cepillos especiales que se venden sólo para la limpieza de la plata y úselo sólo para esto. No utilice nunca un cepillo de dientes o una brocha. Podría rayar la superficie.

Para chapado emplee un cepillo especial que puede obtener en una joyería, o un cepillo de dientes infantil para llegar a los huecos de los objetos grandes. Para limpiar los surcos profundos envuelva el extremo de un palillo en algodón, mójelo en un líquido para limpiar plata y páselo por todos los recovecos, luego, aclare muy bien con agua limpia.